Lama Rinchen Gyaltsen

Asomarse a la pureza en la mirada que da la meditación comprometida, que dan los votos de monje de la Tradición Sakya, una de las cuatro Escuelas del budismo Tibetano, es un privilegio y una alegría para el alma que escucha.

Con la suavidad y la firmeza de una voz que es como el agua, el Lama Rinchen Gyaltsen va respondiendo las preguntas que surgen desde el laberinto de la ignorancia, como un hilo de agua que es fiel a la orientación que lleva al océano, la piedra de las dudas va siendo horadada y se vislumbra, por el resplandor de las respuestas, que nunca hubo paredes en el laberinto.

Benditas vocaciones que sanan y salvan el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario